BILBAO – La semana negra en cuestión de accidentes laborales mortales en Euskadi con el fallecimiento de trabajadores en GHI, Astilleros Zamakona o el vertedero de Zaldibar han soliviantado a las organizaciones sindicales vascas que instan a poner fin a esta lacra.

Ayer en concreto, los sindicatos ELA y LAB exigieron al Gobierno vasco que refuerce las herramientas de que dispone para “poner fin a la siniestralidad laboral” y dote de más medios, “económicos y humanos” a Osalan. Asimismo, reclamaron a la patronal vasca que “priorice la seguridad en las empresas por encima de los beneficios”.

Ambos sindicatos, junto a otras centrales vascas (Steilas, ESK, Hiru y EHNE) realizaron ayer una concentración ante la sede del Gobierno vasco en Bilbao en contra de la siniestralidad laboral y denunciar los accidentes en el trabajo.

El responsable de Salud Laboral de ELA, Oskar Abad, calificó de “semana negra en Bizkaia” la sucesión de accidentes laborales en el territorio, con dos fallecidos desde el lunes y otros dos operarios que permanecen desaparecidos tras el derrumbe de un vertedero en Zaldibar.

Desde su punto de vista, el Gobierno vasco “tiene en sus manos herramientas para poner fin a esta siniestralidad y organismos como Osalan o la Inspección de Trabajo deben recibir un impulso en su agenda política para abordar estos temas, con más medios, materiales, económicos y humanos, y más presupuestos”.

Fuente: Deia

Última visita: 09/02/20

Ver noticia completa